24/3/19

Crece el número de familias que solicitan ayuda en Espacio Ariadna


Durante el año 2018 en Espacio Ariadna continuamos con nuestro trabajo de atención a las familias inmersas en situaciones de violencia filioparental (VFP), la coordinación con profesionales a través del Observatorio de Violencia Intrafamiliar o el programa de mentoría. Además, pusimos en marcha nuevos proyectos como el Faim Open Space y un nuevo punto de atención profesional en el barrio Miralbueno. 

Espacio Ariadna es un proyecto que crece y se adapta a las necesidades de los chicos y chicas y sus familias. En total, el año pasado atendimos a 163 familias. Desde el año 2014 han sido más de 500 los casos con los que hemos trabajado. 


¿Cómo son las familias que acuden a espacio Ariadna?

Cada día observamos cómo la violencia de hijos o hijas hacia sus familias no viene sola: patologías mentales, consumo de tóxicos, relaciones conflictivas entre iguales y en el entorno escolar, bullying, o las frustraciones personales, en muchas ocasiones derivadas de procesos de separación de los progenitores, son algunas de las situaciones de conflicto relacionadas con la VFP.

En los procesos de atención y acompañamiento atendimos a personas entre los 7 y los 23 años, aunque destaca el número de casos tratados con adolescentes de entre 13 y 18 años, un total de 114. También es reseñable que el número de personas mayores de 18 años atendidas, fue de 13. Entre las características que comparten, se puede señalar la trayectoria escolar ya que, o han repetido curso o bien piensan abandonar el sistema educativo sin terminar la ESO. Por otro lado, los que cuentan con edad para entrar en el mercado laboral pocos tienen un empleo y siempre con una elevada temporalidad.

Además de trabajar con los chicos y chicas, la labor de Espacio Ariadna se centra en el trabajo con los distintos familiares que se ven afectados por esta situación, especialmente con las madres que protagonizan los procesos de acompañamiento en ocho de cada diez casos. El 29 por ciento de las familias que acuden están divorciadas, seguidas por las familias clásicas (28%) y, en menor medida de las reconstruidas y/o separadas (25%) y monomarentales (8%).

El resultado del trabajo de las personas que trabajan en Espacio Ariadna, psicólogos y psicólogas y educadoras sociales) es positivo: en torno al 70 por ciento de las familias recuperan la convivencia y finalizan el proceso de acompañamiento y se estima que esta labor tiene un impacto positivo directo en más de 500 personas.

¿Cómo se ponen en contacto las familias con Espacio Ariadna?

La mayor parte, 71 familias, son derivadas directamente por profesionales de Servicios Sociales, especialmente servicios de base, pero también especializados como la Casa de la Mujer del Ayuntamiento de Zaragoza, o por profesionales de otras entidades sociales. Sin embargo, 39 nos han encontrado a través de las redes sociales o la página web y se han puesto en contacto directamente. El resto, han sido derivadas por parte de las Unidades de Salud Mental Infantojuvenil (USMIJ), de centros educativos, del equipo de Educadores/as de Medio Abierto de Fiscalía de Menores o a través de la Policía Nacional. 

¿Cuáles son nuestras líneas de trabajo?

- Atención terapéutica familiar (individual o en grupo)
- Trabajo psicosocial con las familias
- Intervención socioeducativa grupal + FAIM Open Space
- Apoyo escolar, mediación y coaching educativo.
- Orientación laboral
- Mentoría individualizada
- Coordinaciones externas y casos clínicos.

Espacio Ariadna es un proyecto puesto en marcha por FAIM con el propósito de dar respuesta a las dificultades de relación entre la infancia y adolescencia y sus familias. Su objetivo final es reducir las conductas violentas de los chicos y chicas en el entorno doméstico y restaurar la convivencia.  



17/12/18

La atención a las familias de Espacio Ariadna, más cerca

Desde Espacio Ariadna - Fundación para la Atención Integral del Menor, vemos como crece la demanda de atención por parte de las familias con problemas de violencia filioparental. En muchas ocasiones, los desplazamientos o la distancia a nuestro centro suponían una barrera y hemos querido acercarnos a toda la población con un nuevo centro de atención psicosocial.

Ahora, los profesionales de Espacio Ariadna atienden a las familias en la sede de FAIM en la calle Doctor Palomar, 10 (barrio de la Magdalena) y en las nuevas instalaciones de la calle Lagos de Coronas (Barrio de Miralbueno). Además, el equipo se ha ampliado para dar respuesta a las necesidades de los chicos y chicas y sus familias.

La forma de contactar con los profesionales en ambos centros es, a través del teléfono 648 02 89 33 o el correo electrónico espacioariadna@fundaciondelmenor.org

Ubicación del Espacio Ariadna en la calle Lagos de Coronas 41-43 de Zaragoza.




Sede de la Fundación para la Atención Integral del Menor, calle Doctor Alejandro Palomar 10 de Zaragoza

31/5/18

"Sólo actuando sobre la violencia, no se reduce la violencia"

El psicólogo Jorge Freudenthal, experto en intervención multidisciplinar en violencia de género, trabaja cada día con hombres condenados por delitos de violencia de género, dentro del programa Gakoa del Gobierno Vasco. Para él la prevención y la educación en igualdad desde la infancia, son fundamentales.



Dentro de las realidades que comprende la violencia intrafamiliar, desde el Observatorio quisimos abordar el trabajo que se hace con los maltratadores con el objetivo de rehabilitar y tratar de que cambien sus modelos de relación.
Para eso, contamos con el psicólogo Jorge Freudenthal, un experto que trabaja cada día con hombres condenados por delitos de violencia de género dentro del programa Gakoa que el Gobierno Vasco implantó.

En opinión de este experto, es importante trabajar con los hombres porque, de no hacerlo, estaríamos dejando fuera de la lucha contra la violencia, a la parte que la ejerce. “La parte importante es la responsabilización de la persona que ha cometido el delito, que se plantee qué ha hecho”. Dentro de esto “hay sentimientos, roles de género y un entramado ideológico que sustenta la violencia”, manifiesta.

La violencia de género es la expresión más grave del patriarcado, pero sólo una de ellas, “la desigualdad en el salario, la economía…hacen que el hombre esté empoderado y una expresión de esto es la violencia de género”.

Para Jorge Freudenthal, la Ley de la Violencia de Género, además de contar con una dotación económica insuficiente, sólo se fija en la violencia y no en la prevención, “es donde se debería invertir en recursos”, afirma. El trabajo por la igualdad debe hacerse desde pequeños “si tratamos de forma diferente a los niños y a las niñas, tenemos después una mentalidad diferenciada”.




15/5/17

Tres años ayudando a las familias aragonesas

Hace tres años pusimos en marcha este proyecto, el Espacio Ariadna, para atender una realidad que veíamos presente en muchas familias, la violencia filio parental. Desde entonces hemos atendido a más de 200 familias; chicos y chicas, madres y padres que viven con gran sufrimiento por una situación que se desencadena y que no saben manejar.

En este programa tratamos de acompañarles durante todo un proceso que tiene como objetivo reparar las relaciones familiares. Ofrecemos atención terapéutica, de forma individual o con toda la familia, intervención socioeducativa y acompañamiento social. Además nos coordinamos con profesionales de otros ámbitos (salud, educación o servicios sociales) que pueden apoyar el trabajo que realizamos.

Sabemos que el proceso que siguen las familias es difícil y duro, pero nuestra experiencia nos dice que las relaciones pueden reconstituirse; la violencia es la manifestación de un malestar que se puede identificar y sanar. Como profesionales, sentimos una gran satisfacción cuando vemos que estamos ayudando a los chicos y chicas, que sus familias los reconocen de nuevo y pueden relacionarse de una forma normalizada.

Algunas de estas familias quisieron colaborar con nosotros para la realización de este vídeo en el que presentamos el trabajo que hacemos. Desde aquí les damos las gracias, con su participación pueden ayudar a otras familias a buscar apoyo.




En Espacio Ariadna hemos atendido a unas 100 familias cada año desde su puesta en marcha, sobre todo de Zaragoza (más del 60%) aunque se ha empezado a trabajar en localidades como Huesca, Jaca o Calatayud. El 30% de las familias se ponen en contacto con nosotros por su propia iniciativa y el resto lo hacen derivadas desde el Equipo de Medio Abierto del IASS (el 7%), los Servicios Sociales de Base, que derivan el 38% de los casos atendidos y de los servicios de salud mental, de donde proceden el 15% de los casos.

La media de edad de los jóvenes que se atienden en Espacio Ariadna se encuentra en torno a los 16 años. Sin embargo, no se puede establecer un perfil porque los rangos de edad con los que se trabaja presentan características diferentes: menores de 12 años, 13-17 años y mayores de 18 años. En cuanto al género, y siempre teniendo en cuenta la experiencia de este tiempo de FAIM,  el porcentaje de chicas se ha movido a lo largo de estos tres años entre el 35  y el 48% del  total mientras que la proporción de chicos ha oscilado entre el 65 y el 52%. Los problemas que acompañan a la violencia también varían;  las autolesiones y los problemas asociados a la alimentación son más frecuentes en las chicas atendidas y el consumo de drogas, especialmente de cannabis, es más habitual entre los chicos.

“Las expresiones de violencia de los hijos hacia los padres son manifestaciones del malestar originado en una funcionalidad familiar compleja. De entre las 211 familias atendidas en el periodo abril 2014 - abril 2017, es relevante el número de las que vienen de situaciones monoparentalidad, procesos de adopción, y procesos de ruptura y de reconstitución de una nueva pareja. Es frecuente que sea la madre la que es agredida, y también la que hace la solicitud de atención”, explica la psicóloga del Espacio Ariadna, Nuria Guerra.

9/12/16

“Es necesario que los padres estén más presentes en la vida de sus hijos”


Trabajar con las familias y con el entorno social del niño e incluir a las personas relevantes en su vida, es la base de la Terapia Breve Centrada en Soluciones, un abordaje terapéutico que protagonizó la VI reunión del Observatorio de Violencia Intrafamiliar. El psicólogo Mark Beyebach, pionero en España en España de esta disciplina, se sumó con su participación a la lista de profesionales que, desde el Observatorio, están colaborando para que en Aragón actuemos de manera más eficaz en la prevención y tratamiento de la violencia filioparental. 

 Cuando define esta Terapia, Mark Beyebach afirma que “ee trata de contar con la familia como solución no como problema, implicarlos en la búsqueda de soluciones, con un enfoque centrado en la persona y poco normativo”, y subraya que actualmente los padres “están estigmatizados tanto por la sociedad como por los hijos y se sienten fracasados”. Según señala este experto en intervenciones en violencia filio-parental, “no hay un perfil de familia, le puede pasar a cualquiera, aunque influye la situación económica”, pero también es cierto que en la sociedad actual es necesario que los padres “estén más presentes en la vida de los hijos”, añade.

Mark Beyebach explicó a los participantes en la reunión del Observatorio su intervención con las familias desde la resistencia no violenta en las situaciones de violencia filio-parental; se trata de empoderar a los padres y ayudarles a controlarse ante situaciones de conflicto. En este sentido,  Beyebach pide a los padres, en las terapias que lleva a cabo con las familias, “resistir ante la violencia, no entrar en la escalada violenta con los hijos”. Además, se trabajan los gestos de reconciliación y el apoyo social, el trabajo comunitario.




BIO de Mark Beyebach
Es doctor en Psicología, especialista en Psicología Clínica y acreditado como terapeuta, docente y supervisor en Terapia Familiar por la FEATF. En la actualidad, es profesor en el Departamento de Psicología y Pedagogía de la Universidad Pública de Navarra. Es pionero en España de la Terapia Breve Centrada en las Soluciones, ha impartido conferencias y seminarios sobre este tema en Europa, Estados Unidos, Latinoamérica y Asia. Es autor de más de 70 publicaciones científicas sobre terapia familiar y terapia centrada en soluciones. Entre 2011 y 2015 fue presidente de la European Brief Therapy Association.

Ha publicado los libros “Avances en Terapia Familiar Sistémica” (con José Navarro, editorial Paidós), “24 ideas para una Psicoterapia Breve”, “200 Tareas en Terapia Breve” (con Marga Herrero, editorial Herder), “Changing self-destructive habits. Pathways to solutions with couples and families” (con Matthew Selekman, editorial Routledge) y “Cómo criar hijos tiranos. Un manual de anti-ayuda para padres de niños y adolescentes” (con Marga Herrero, editorial Herder).




Fotografías: Mark Beyebach y Miguel Ausejo, director técnico de FAIM.


28/6/16

Las características de la violencia de la adolescencia en la familia, en la V reunión del Observatorio de Violencia Intrafamiliar

El Observatorio de Violencia Intrafamiliar celebró su quinto encuentro, una reunión en la que contamos con la participación de Juan Carlos Romero y de Ángel Estalayo, ambos profesionales con amplia trayectoria en los ámbitos de la protección y la justicia juvenil desde el Instituto de ReintegraciónSocial de Euskadi (IRSE-EBI) y pioneros en el trabajo con adolescentes y familias en conflicto.

Como en otras ocasiones, el Observatorio reunió a una treintena de profesionales que trabajan con infancia y adolescencia en situación de violencia desde diferentes ámbitos. El objetivo de estos encuentros es contar con la experiencia y conocimiento de profesionales e intercambiar impresiones y experiencias con todos los participantes.



Juan Carlos Romero abrió la reunión reconociendo que la violencia adolescente es una preocupación creciente. El bullying, el ciberbullying, la violencia intrafamiliar o en la pareja, son fenómenos para los que, en su opinión, se necesitan cada vez más recursos especializados. “Cuando se están incrementando plazas para adolescentes, es por problemas de violencia, de chavales con lo que nadie puede”, explica.

Además de constituir un fenómeno creciente, existe una “nueva violencia filioparental" “hasta 2004 o 2005, la violencia estaba asociada al consumo de tóxicos, bien como medio para conseguir la dosis o en situaciones de pérdida de consciencia, y al sufrimiento de la violencia por parte de los chicos. Hoy la violencia está presente en familias más o menos normalizadas en las que los hijos han tenido un buen desenvolvimiento hasta que han llegado a la adolescencia”, explicó Romero.

En cuanto a la relación entre violencia y género, esta es una asociación que con frecuencia se hace pero sobre la que hay controversia. Por la experiencia de estos expertos, no hay discriminación en la violencia ejercida cuando el hijo tiene poder sobre ambos. El rol de género influye porque generalmente es la madre la educadora y los primeros problemas surgen en torno a las normas y los límites. “Como la madre se encarga más del cuidado de los hijos, es la destinataria de la violencia, pero cuando el padre es cuidador y tiene ese rol, también sufre la violencia”.

Si hablamos de quienes ejercen la violencia, sí que se observa un papel más relevante de las chicas, donde se está viendo cada vez violencia física más grave. “Me preocupa la sexualidad, cómo las chicas mantienen relaciones afectivas desde lo sexual o mantienen relaciones sexuales no deseadas, aunque no sean forzadas, y cómo esto influye en la construcción de su identidad y en la estigmatización”, reconoció Romero.




La Violencia Filioparental se ve como una violencia escalada en la que se interviene tarde y desde dispositivos de baja intensidad que sólo funcionan cuando la problemática es leve. “Yo creo que hay que sopesar muy bien los casos porque si llevamos a los chicos o chicas a un dispositivo de baja intensidad y no funciona, esa intervención se  vivirá como un fracaso”. Por eso el recurso que se elige a la hora de tratar las situaciones de VFP es importante.

En la descripción de la VFP se señalan varios aspectos:
  • La diferencia entre el síntoma y la causa del síntoma. El consumo de tóxicos, por ejemplo, no sería un desencadenante sino que puede serlo una mala relación que hace que el chaval pase más tiempo fuera de casa, no vaya a clase y se aburra y empiece a consumir. “Lo que hemos observado desde Euskarri es que antes de la conducta violenta hay, o bien una crisis parental, una crisis conyugal o una crisis familiar por muerte o accidente; en cualquier caso hay un sufrimiento mal llevado”, explicó Romero. “El impacto de la conducta violenta nos ciega de la causa o del volumen de la causa de la violencia, que no siempre es proporcional”, añadió Ángel Estalayo.
  • La diferencia entre la violencia reactiva y la instrumental; la violencia reactiva, que viene de aspectos que no se pueden controlar, y la violencia instrumental, ejercida para obtener un beneficio.
  • El componente progresivo o regresivo de la violencia.
  • La violencia como forma de renegar de los cambios o la violencia como búsqueda de identidad.


En cuanto a la reacción de la familia ante la violencia y su relación con los profesionales, los expertos señalaron varias ideas fundamentales:
  • El tipo de intervención que hace la familia, si contiene la violencia o la expulsa.
  •  La importancia del análisis de la demanda de la familia cuando acude a los profesionales para la elaboración del plan de trabajo, con el adolescente y con la familia. En este sentido, es importante definir bien lo que quieren lograr los padres y mantener mucho el contacto con ellos.
  • La necesidad de la terapia para trabajar la relación familiar.
  • La importancia de generar experiencias en las que hay dificultad en la relación pero en las que luego se logra que salga bien.





21/6/16

Definición y tipos de acoso escolar.

Una de las formas de violencia más comunes en la infancia y la adolescencia, es la violencia entre iguales. Esta se produce, sobre todo, en el ámbito escolar y a través de las redes sociales, que son los ámbitos en los que más se relacionan los chicos y chicas entre sí.

Muchas de las conductas violentas están tipificadas y como educadores (padres, madres, docentes, trabajadores sociales…), debemos conocer los medios utilizan quienes son violentos, para hacer daño a los demás. Así nuestro trabajo en la prevención o en la detección de casos de acoso, puede ser más eficaz.

Desde aquí queremos recordaros cuáles son estos tipos de violencia y sus definiciones.